domingo, 19 de junio de 2016

¿Ser crítico o hacer sangre?

¡Hola a todos! Hace tiempo que esta es una pregunta que me planteo a menudo, ¿dónde esta la línea que marca la diferencia entre ser un lector crítico e ir a hacer sangre a un libro? Creo que es una línea difícil y muy subjetiva. Cada uno puede considerar más o menos graves ciertos comentarios, pero también hay muchos otros que están condicionados por la opinión más aceptada o por si el autor es un conocido o desconocido.

Para empezar, creo que lo más importante a la hora de leer un libro es ser crítico y no quedarnos con una lectura superficial. Que es cierto que hay libros que son solo para entretener y pasar el rato, pero incluso de esos libros se pueden sacar conclusiones muy interesantes sobre el tratamiento de algunas ideas o de algunos grupos a la hora de compararlo con la realidad. Creo que de todo libro, incluso el más lúdico de ellos, se puede sacar algo (aunque no sea un libro con tono reivindicativo o crítico). Partiendo de esta idea todo lo que los lectores digan del libro son conclusiones propias que pueden o no tener relación con lo que el autor quería transmitir pero son igualmente válidas y reales.

Una de las primeras cosas que nos enseñaron en el curso de narrativa que hice durante este año, es que una vez escrito y publicado el texto deja de pertenecerte. Si quieres transmitir una idea tienes que trabajarlo y si el lector llega a otra conclusión no es él quien se equivoca. Es más, seguramente no os equivoquéis ninguno de los dos porque cada uno verá el mundo a su manera. Ni la opinión del autor está por encima del lector en este caso, ni del revés.

¿Decir que un libro transmite ideas machista o valores negativos es hacer sangre? No. ¿Y si el autor dice que no quería transmitir eso? Sigue sin ser hacer sangre. Es la valoración del lector, lo que él ha entendido y si ha llegado libremente a esa conclusión pues perdona que te diga que puede ser que no hayas trabajado correctamente lo que querías decir.

Entonces, ¿qué es hacer sangre a una novela? ¿qué es eso tan famoso y que nos gusta tanto que se llama hatear? Para mi hacer sangre es el momento en el que se pasa de criticar la novela a criticar al autor al menos si no se le conoce. Que conoces al autor y sabes que es un gilipollas de cuidado con valores contrarios a los tuyos: no es del todo hacer sangre, si lo vas gritando a los cuatro vientos sí, ahora si es para comentarlo en privado es más bien tener ganas de rajar un poco xDD. Pero si sin conocerlo inicias una campaña de odio abierto hacia toda su obra por un solo libro... bueno, eso si es hacer sangre.

Pero lo que quiero intentar expresar en esta entrada es que una mala critica no es hacer sangre. Que no te guste un libro y decirlo por internet o incluso abiertamente al autor no es "ir a matar" es la opinión de un lector y está en todo su derecho igual que lo está en decir lo mucho que le gusta un libro cuando lo hace. ¿Vamos a aceptar solo las críticas buenas? ¿Cómo lectores de blogs de reseñas de verdad queréis solo reseñas buenas, que pongan libros que NO son buenos por las nubes, y luego los compréis y os encontréis con el pastel? A mi, como lectora, por lo menos no me ha hecho gracia cuando me ha pasado y como reseñadora me niego tanto a poner por las nubes un libro que no me ha gustado como a no expresar mi opinión de él porque sea un autor conocido y me vayan a tachar de hatear. No es que disfrute poniendo libros a parir públicamente y por eso intento que cuando lo hago sea de forma constructiva, pero me niego a recortar mi libertad de expresión por lo que todo el mundo crea que se puede opinar de un libro.

¿Y vosotros? ¿Qué tenéis que decir de todo esto?

4 comentarios:

  1. GRACIAS, MER. Estuve pensando en hacer una entrada así, pero me tocaba muy de cerca.
    Siempre he pensado que se puede decir todo lo que se piensa de un libro, ya sea malo o bueno, usando un poco de tacto y dejando fuera al autor en cuestión. No puedo estar más de acuerdo con la entrada.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Pues estoy de acuerdo contigo, yo creo que mientras argumentemos nuestra opinión con respeto y sin meternos con nadie, pues ahí está y así debe ser. A veces leo un libro que técnicamente me parece malo y no me gusta, a veces es una historia mala y me gusta, y a veces la historia es buena o pasable, pero a mí no me gusta. Bueno, pues cada uno explica su variedad y ya está. Obviamente si tú has escrito un libro (y sé de lo que hablo) y no le gusta a alguien, pues no te alegra, pero ¿qué le vas a hacer? Si crees que tu novela no tiene fallos, puedes pasar, si sabes que los tiene y no gusta por eso, pues te pondrá un poco triste, pero es algo que podrás cambiar en tu siguiente trabajo... Es un mundo complejo y sensible, pero hay que pensar de manera lógica y objetiva en los dos bandos.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto U.u yo creo que es mejor que te digan los fallos para poder corregirlo en la próxima a que te lo pinten todo muy bonito y luego te des el batacazo.

      Gracias por pasarte ^^

      Eliminar
  3. Sí... y no. Estoy totalmente de acuerdo en que hay que ser crítico y sincero aunque cueste o te sientas un pelín culpable (en especial si el autor es novel y va a leer tu reseña), pero una cosa es ser crítica y otra es hacer sangre.

    Sinceramente, por el título de la entrada pensaba que ibas a hablar de la diferencia entre ambas e ibas a reivindicar que con el pretexto de "ser crítico" no se debe ser hater, pero no has hecho eso jajaja El caso es que también estoy de acuerdo contigo, pero no nos debemos tomar la licencia de ser irrespetuosos hacia un autor o su obra solo porque estamos siendo "críticos". Hay una línea muy fina que separa ambas cosas, y la diferencia reside en cómo lo dices. Yo he hecho reseñas críticas y duras (hola, Tamara Ireland Stone y Rainbow Rowell), pero también he leído reseñas de puro odio donde se machacaban una y otra vez algún aspecto de la novela, algún aspecto del autor... en fin. Que con la excusa de ser crítico no se puede ser maleducado. Al fin y al cabo, estás reseñando a personas, no a robots que ni sienten ni padecen, y eso hay que tenerlo muy en mente.

    Genial la entrada, aunque para mi gusto le faltara ese detalle. Es genial que alguien hable de esto <3

    ResponderEliminar