lunes, 24 de agosto de 2015

Reseña: Seraphina - Rachel Hartman

Título original: Seraphina

Título: Seraphina

Editorial:Nocturna Ediciones

ISBN:9788494286292

Páginas:530

Precio:17,00 €


Todo el mundo sabe que cualquier dragón que se precie puede aspirar a ser un buen político, matemático, ajedrecista o profesor; no como esos absurdos humanos, que prestan tanta atención a sus emociones que acaban olvidando cómo pensar...
En un reino mágico y sombrío en el que humanos y dragones conviven con una paz inestable, Seraphina es una música joven y talentosa (pese a ser humana) que acaba de entrar a formar parte del coro de la corte. Allí, las intrigas políticas y los prejuicios son el pan de cada día. Poco después de su llegada, una noticia atraviesa los muros de palacio: un miembro de la familia real ha sido asesinado. Inmediatamente, los cimientos de esa fachada de paz se resquebrajan.

Para investigar el crimen, Seraphina se alía con el perspicaz Lucian Kiggs, capitán de la guardia real. Pero todo el mundo tiene secretos, y Seraphina no es una excepción: lo que oculta haría que la condenaran a muerte.

En una carrera a contrarreloj, Kiggs y Seraphina intentarán destramar una telaraña de mentiras, a cual más turbia, mientras ella hace todo lo posible para que las suyas no salgan a la luz.


Todos sabéis que llevo un verano intenso de fantasía pero hacía como mil años que no leía ningún libros de dragones (y mira que me encantan) y había oído buena crítica de Seraphina así que cuando lo vi en la tienda casi que me abalancé sobre él como si no hubiera mañana. 

Seraphina es la protagonista del libro, un personaje intrigante desde que nace en las primeras páginas y que no terminamos de saber qué es hasta que avanza más el libro. Lo único claro es que adora la música y es una de las mejores de Goredd por lo que entra a trabajar en la corte a pesar de que su padre siempre ha querido esconderla. Digamos que esto junto al asesinato del príncipe Rufus y la inminente llegada del ardgamar Comonot, general en jefe de los dragones, son los elementos que estallan en la trama principal de la historia. Mi única gran pega es que al principio del libro no me enteraba de casi nada, pero es algo que se pasa en cuanto lees las primeras veinte páginas y te cuentan lo básico para seguir adelante. 

A este libro le pasa lo que a muchos otros, tiene mejor mundo que trama. Goredd al principio es confusa con todos sus santos pero conforme avanzas los vas viendo como una característica intrínseca, algo así como Hogwarts en el mundo de los magos. Necesario y apreciado. Y luego están los dragones, toda la enemistad a pesar de la paz, el desprecio mutuo entre humanos y dragones los intentos tanto de preservar la paz como de destruirla. 

Los dragones de por si en este libro tienen un tratamiento que no había leído nunca. Siempre han sido algo así entre los animales y las personas pero estos son personas de verdad cuando adoptan la forma de saarantrás. Sienten distinto, temen distintas cosas, creen en distintas cosas pero pueden pasar físicamente desapercibidos. Es muy curioso verlos desenvolverse en un mundo de emociones cuando no son capaces de entenderla y las temen por sus propias leyes. Me parecen un elemento muy bien construido y que es lo que hace de esta historia algo diferente y nuevo. 

Por otro lado entre los personajes Seraphina, por supuesto, es el más llamativo. Es la protagonista, tiene capacidades extrañas y un miedo terrible a decir la verdad. Luego esta toda la familia real de la que resaltan Lucian Kiggs, el nieto bastardo de la reina y capitán de la guardia, un amor de hombre, leal, comprometido y que vive según sus ideales sin faltar nunca. Y por otro lado Glisselda, la segunda heredera que aunque parezca que tiene la cabeza más hueca que una cueva al final le coges cariño. De fuera de la corte me quedo con Orma, el profesor de música de Seraphina, que guarda muchos secretos y tiene unas maneras curiosas de sacarlos a relucir. Y con Abdo, que no sabréis quien es hasta casi el final pero prometo que vais a adorarlo. Un personaje que no termina de gustarme pero me llama mucho la atención es Comonot, como saarantrás no es lo que me esperaba del líder de los dragones pero cuanto más aparece más te das cuenta de que debe ser así, esto me parece muy importante, un detalle genialmente pensado. 

Para terminar me ha gustado que la trama mezcle la seriedad y el peligro con escenas de humor en las que literalmente me eché a reír sin esperármelo y también con escenas tiernas, que pueden considerarse muy algodón-de-azúcar pero son bonitas. Es un libro refrescante, sencillo, que guarda la intriga sin matarte por dentro a preguntas por lo que es cómodo de leer. También es crítico, habla de las diferencias entre dragones y humanos, como se desprecian a pesar de la paz, habla de persecuciones incluso a humanos o dragones que quieren la paz y de cómo las nuevas generaciones pueden ser más radicales que aquellas que si vivieron la guerra. No es muy difícil extrapolar todo esto a un marco más real. 

Es una historia de dragones donde ya no son enemigos pero no terminan de ser amigos. Una historia de amor, de amistad y hacer lo correcto aunque no sea lo fácil, de enseñarle al mundo aquello que nos da mas miedo y tener que seguir viviendo con ello. Seraphina me gusta por que es diferente a los demás, ella lo sabe y le asusta pero aun así intenta hacer lo correcto. 


MI PUNTUACIÓN:
3'5/5

2 comentarios:

  1. ¡Tengo que leerlo! Lo tengo en casa desde hace unos meses asi que a ver si me pongo con él.
    Besazos

    ResponderEliminar