viernes, 5 de julio de 2013

Reseña: 50 Sombras Más Oscuras de E. L. James

Título: 50 Shades Darker (50 Shades #2)

Título traducido: 50 Sombras Más Oscuras

Autora: E. L. James 

Editorial: Grijalbo 

Páginas: 592 

Fecha de publicación (USA): 15 de Septiembre de 2011

ISBN: 9781612130583





Sinopsis
 
Intimidada por las peculiares prácticas eróticas y los oscuros secretos del atractivo y atormentado empresario Christian Grey, Anastasia Steele decide romper con él y embarcarse en una nueva carrera profesional en una editorial de Seattle.
Pero el deseo por Christian todavía domina cada uno de sus pensamientos, y cuando finalmente él le propone retomar su aventura, Ana no puede resistirse. Reanudan entonces su tórrida y sensual relación, pero mientras Christian lucha contra sus propios demonios del pasado, Ana debe enfrentarse a la ira y la envidia de las mujeres que la precedieron, y tomar la decisión más importante de su vida.



Reseña

La historia de 50 Sombras Más Oscuras se desarrolla unos días después de que acabe 50 Sombras de Grey. Anastasia está actualmente sola en el apartamento que comparte con Kate, ya que ella está de vacaciones con Elliot en Barbados y espera la llegada del hermano de Kate. 

Aun habiendo sido ella quien ha roto con Christian porque consideraba que sus gustos sexuales eran algo sádicos, cada dos por tres está recordando lo mucho que lo echa de menos. A ver, ¿entonces para qué lo dejas? Mi diosa interior se enfurecía mientras leía esto.

Claro que esto no dura mucho, ya que Christian se ofrece para llevar a Ana a la exposición de Jose y allí él le deja muy claro que ella es suya y de una forma u otra, esa noche se reconcilian como cinco veces. Suerte que E. L. James no lo describió muy a fondo, porque sino mi diosa interior posiblemente se hubiese roto un tobillo al hacer un triple mortal desganado. 

Esta entrega me ha sorprendido bastante, ya que pensé que sería como la primera, en la que el tema primordial es el sexo, y aunque es uno importante, no es el único. Las cosas se complican cuando Anastasia conoce al salir del trabajo a una chica morena que le recuerda mucho a ella, y que resulta ser Leila, una de las antiguas sumisas de Grey y que a lo mejor os sonará por ser quien puso en su iPod todas esas canciones sobre amor. Además, por fin aparece la famosa señora Robinson. Elena fue uno de los personajes más nombrados en la primera parte, y por fin ahora hace acto de presencia. Aunque ella intenta llevarse bien con Anastasia, a medida que la trama se va desarrollando podemos ver que los sentimientos que sienten la una por la otra no es que sean precisamente de cariño.

E. L. James ha conseguido en esta parte equilibrar la trama y las escenas eróticas, ya que el primer libro casi me dio la sensación de que era pornografía pasada a libro. Se nota que sus escritos están mejor elaborados , no como antes, que prácticamente parecía que era una niña de cinco años quien escribía el libro (y aún lo pienso,  pero en menor medida).

Mientras que Anastasia Steele ha seguido en su línea, Christian Grey me ha sorprendido bastante. En 50 Sombras de Grey conocimos a un Christian manipulador, obsesionado, controlador, posesivo, trastornado... Vamos, todo lo que lleva a una relación al fracaso. En cambio, en esta entrega, prácticamente le da el mando de su relación (ahora vainilla) a Anastasia porque no quiere perderla otra vez. Y, es cuando me pregunto yo por 525285782 vez, ¿qué es lo que tiene Anastasia que sea diferente a las tropecientas sumisas que han pasado por su apartamento?

Lo bueno de esta entrega es que por fin sabemos cuál es el secreto tan tan oscuro que tiene Grey como para pensar que Anastasia lo va a dejar si se entera de él. Cuando se lo dice por fin, lo único que podía pensar es que si no rompía con él en ese momento, demostraría su bajo coeficiente intelectual. Si a mí un chico me comenta algo así, lo último que le respondo es que lo querré de todas formas. Pero bueno, no quiero fastidiaros ese tan oscuro secreto y la reacción de Anastasia.


Mi valoración
3/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario